Skip to content
Opciones
Narrow screen resolution Wide screen resolution Auto-adjust screen resolution Increase font size Decrease font size Default font size

NO DEPONGO “LA PALABRA”.
Escrito por Kechu   
Miércoles, 11 de Junio de 2008 19:25

Dijo Federico García Lorca : “la palabra es lo único que nos han dejado”.
Y yo pienso que además nos han robado las ideas, nos han secuestrado el
pensamiento, nos han pervertido los objetivos, nos han terrenalizado los
sueños, nos han destrozado las utopías, nos han censurado el discurso, nos
han plagiado los programas, han traficado con nuestros votos, han querido
darle silueta de “ llave ” a algunas siglas.


Se acabó la pluralidad, la diversidad, el arco iris, no hay mestizaje, ni
“alianza de civilizaciones interna”, se ha decretado el fin de la interculturalidad
política y social. Es el tiempo del pensamiento único, orillado a centro derecha
o a centro izquierda, a España la están centrando por la vía de la Ley electoral
vigente, por la vía de un exacerbado bipartidismo, por la vía del modelo
estadounidense, profundamente presidencialista, por la vía del talonario, por la
vía de los imperios mediáticos. Si a esto unimos otros muchos vectores, como
“la contribución interna con Opas y contra-Opas”, y las políticas de alianzas tan
contradictorias, como por ejemplo: en la Comunidad de Asturias IU es
oposición al PSOE, habiendo rechazado varias Consejerías, en la capital de
Sevilla co-gobernamos con el PSOE desde la minoría, y en el ayuntamiento de
Valencia ni siquiera existimos; por lo que sería necesario mantener al menos
tres discursos para avalar tan divergentes posiciones.


Dicho esto y recordando a Foucoult “el poder, te pongas como te
pongas, no te va a permitir más, que sobrevivir” y cada vez menos. Una fuerza
política que no asume la Monarquía, la España centralista, el olvido de las
fosas comunes, los y las mileuristas, la corrupción de guante blanco, que la
ETA marque la agenda electoral, que el litoral de este país sea el mayor
desastre urbanístico de la UE, que no aceptemos que la precariedad y la
siniestrabillidad laboral estén en el ranking de los países ricos, y que algunas
mujeres sean mercancía de la masculinidad, y que nos neguemos, a que
jóvenes y mayores sean considerados más que bolsas de votos.


¿Pero es que no nos hemos dado cuenta, que ya ni siquiera decidimos
donde consumir el ocio, donde pasar las vacaciones?, son las multinacionales
las que te hacen una oferta a Cuba, para que veas el fin del imperio castrista, y
de paso los desconchones de la vieja Habana, o un vuelo de bajo coste al
Vaticano, para que de paso te bendiga Su Santidad y te recuerde que la
homosexualidad y los anticonceptivos son un pecado, y la eutanasia un delito.
Por un puñado de euros más, puedes visitar Pekin y ver como se administra el
comunismo patriótico Chino, consensuando la división de las castas entre
pobres y ricos; incluso algunos “Tour Operators” te ofrecen ir a Japón para ver
como hacerte adicto al trabajo sin sucumbir al “mito de la velocidad”.