Skip to content
Opciones
Narrow screen resolution Wide screen resolution Auto-adjust screen resolution Increase font size Decrease font size Default font size

Trabajos de exhumación del cementerio de Málaga
Sábado, 27 de Septiembre de 2008 13:08

Los trabajos de exhumación del cementerio de Málaga han

extraído ya los restos de 2.200 fusilados por los fascistas entre

1937 y 1951

       Noticia obtenida de la web www.marxismo-leninismo.es

Fosas: Inicialmente se hablaba de cuatro. Ya hay 18 documentadas y podrían existir hasta 30.

Restos: Se han exhumado los restos de 2.200 fusilados, entre los que se han encontrado, para estupor de los investigadores, a mujeres en avanzado estado de gestación.

Objetos: Junto a los restos han aparecido objetos personales como peines, duros de Alfonso XII, gafas, botones y un dominó de caña.

“Todos los días te encuentras con una sorpresa desagradable”. Desde octubre de 2006, el arqueólogo y profesor de la UMA Sebastián Fernández coordina los trabajos de exhumación de los restos de los miles de fusilados durante la Guerra Civil y el franquismo enterrados en fosas comunes del cementerio de San Rafael, que podrían llegar a sumar hasta 30, aunque de momento hay documentadas 18.

Desde entonces y hasta hoy, los restos de 2.200 fusilados, y con ellos también su memoria, han sido desenterrados y clasificados en pequeñas cajas de madera, junto a objetos personales (peines, monedas, botones, gafas…) y reseñados con algunas características que pudieran permitir su identificación. El cementerio de San Rafael se ha revelado como la mayor fosa común de fusilados durante la Guerra Civil y el franquismo.EmbarazadaEntre esas sorpresas desagradables, el profesor de la UMA recuerda los restos de una mujer embarazada de unos siete meses, “con el feto perfectamente encajado”; los de un hombre al que se le halló una especie de trapo en la garganta, “se lo debieron introducir hasta ahogarle” o el tiro de gracia que se aprecia claramente en muchos de los cráneos.También ha sorprendido el elevado número de mujeres, que el director de los trabajos cifra en un 20% del total. Sebastián Fernández recordó que los restos que están apareciendo corresponden al 37 y al 39 y en cuanto a la importante presencia de mujeres indicó: “En unos casos fusilaban a los dos miembros de la pareja, pero también sabemos que en ocasiones si iban a buscar al padre o al hijo y habían huido, se llevaban a la hermana”.La aparición de restos pertenecientes al menos a 40 niños también impactó mucho al equipo que desarrolla los trabajos.La investigación de fondos documentales y la exhumación de restos de fusilados han confirmado al antiguo cementerio de San Rafael como la mayor fosa común de la Guerra Civil y el franquismo. Según adelantó Sebastián Fernández, arqueólogo encargado de los trabajos, el equipo responsable de las excavaciones ha recuperado sólo 2.200 personas en estado fragmentario.Las excavaciones, que comenzaron en octubre de 2006, promovidas por la Asociación contra el Silencio y el Olvido por la Memoria Histórica, han detectado la existencia de dieciocho fosas comunes, aunque los trabajos de campo, por el momento, se han centrado en diez, ubicadas en la parcela de San Francisco y en el Patio Civil. Las previsiones del colectivo, que coteja los indicios orográficos con archivos documentales y testimonios de familiares de desaparecidos, apuntan a que el número total de nichos podría elevarse a treinta, todos ellos con restos de personas fusiladas entre 1936 y 1951. Entre los restos extraídos en los últimos meses, figura una importante cantidad de niños, al parecer, hijos de republicanos.Fernández aseveró que la investigación, que podría concluir en un plazo de dieciocho meses, ha aportado numerosos datos al estudio de la contienda nacional y la represión franquista. Junto a los restos óseos, ha aflorado una ingente cantidad de enseres personales, que engloban desde peines a balas y motivos religiosos. La mayoría de las mujeres fusiladas en el cementerio, que suponen una quinta parte del total de cuerpos recuperados, portaban una medalla con la imagen de la Virgen del Carmen. También han aparecido los retales de dos sotanas, lo que ha permitido concluir el asesinato de dos sacerdotes de pueblo, uno de ellos identificado como el párroco de Mijas.